jueves, 21 de julio de 2016

21 de Julio, no se olvida


No puedo creerlo, que rápido pasa el tiempo. 21 de julio, exactamente cumplo 7 años en este país. Lo curioso es que es el mismo comentario que muchos de los inmigrantes tenemos en común: " que rápido pasa el tiempo ". 

Han pasado muchas cosas desde que llegué y he logrado varias metas y objetivos que 3 años antes de inmigrar las veía muy lejanas y distantes como fue el hecho de ser aceptado por la provincia, hablar francés, lograr adaptarme a este entorno ( no al 100% pero al fin y al cabo adaptado ), encontrar lo que estaba buscando que era un ambiente profesional y laboral más humano y con más proyección, mejor pagado; y  sobre todo haber logrado, no sin varias trabas, contratiempos y que me sacaran corajes, a finales de 2014, la ciudadanía.


Inmigrar es como los negocios: hay ganancias, hay pérdidas y así ha sido: una vez viviendo en estas tierras te das cuentas de sus bondades y sus carencias,  lo que tenías en tu país que no puedes encontrar acá. Esos logros han sido la ganancia en mi experiencia migratoria; por la parte de la pérdidas siento yo que tengo saldo negativo en todo lo que es social y humano: en resumen (y para no hacerla larga) me he dado cuenta de lo precario que es el ambiente social a nivel general, como la gente a nivel personal no quiere saber nada del otro y lo difícil  que es crear vínculos y relaciones, lo hueco de este país en cuanto a identidad y cultura en comparación a México, en resumen, todo lo que nutre al alma. He aquí una de las pérdidas de la inmigración: la fantasía que mamá Canadá te lo va a dar todo regalado.

De igual forma en estos 7 años mi idea general de este país se ha ido transformando al realmente vivir la completa inmersión de la vida del día al día. Dado que es la primera vez que emigro, es natural como desde México venía una idea aumentada del país pues sin conocerlo y visto desde afuera, gracias a muchas estadísticas baratas y promociones nos lo pintan como el país de las maravillas. Nop, no esta mal aquí pero tampoco es el país perfecto. Todo esto se ha ido acomodando conforme pasa el tiempo, se permea uno del ambiente, costumbres y forma de vida de la sociedad que te recibe, se aceptan realidades y al final se forma una idea más aterrizada de cómo es en realidad esta nación.

No es coincidencia que en varios de mis artículos exponga estas situaciones. Trato y me esfuerzo en intentar ser objetivo y de mostrar realidades que nadie en otros blogs o sitios mencionan e intento no caer en el "como me fué a mi es Canadá": con esto quiero decir, por dar un ejemplo, te guste o no, te sientas bien en este país o no, nadie me va a poder negar que el clima en verano es bipolar. Ya está en cada quien como estos hechos afectan o no a cada individuo de manera personal.
De hecho hay una tendencia a siempre exaltar las cosas positivas de este país, muchas veces de manera exagerada. Mis art­iculos a veces se podrán ver algo negativos, pero en ciertas ocasiones pueden servir como guía para que la gente que va llegando conozca ciertas realidades y no invierta y pierda tiempo donde no va a redituar ganancias.

Respecto a lo anterior, es curioso como el proceso se repite una y otra vez, pero ahora ya como inmigrante con experiencia lo veo desde el otro lado: recuerdo cuando llegué y era un inmigrante primerizo, junior, principiante, débutant llámenlo como quieran. Era 2009. Me chocaba de cierta manera oir ciertos comentarios negativos de inmigrantes que contaban con más años de experiencia. Muchos de ellos no habían logrado obtener un empleo en su área, otros el salario deseado, otro como un salvadoreño que me encontré me comentaba lo cerrado que eran los locales, que solo nos querían más que para trabajar y ya;  hasta recuerdo que le respondí con la pregunta clásica de recién llegado ofendido: "¿ por que no te regresas al Salvador entonces ?" .  Ahora recuerdo esa conversación y soy yo el que me siento apenado.

Me viene a la mente otra experiencia en la cual conocí una pareja hace dos años ( aproximadamente en el verano de 2014 ), eran una irlandesa que estaba casada con un francés y que tenían un restaurante en una municipalidad cerca de la Ciudad de Québec: ellos tenían 12 años de haber inmigrado y decían que ya se iban a devolver a Irlanda pues ya estaban cansados del ambiente social. "Ya le dimos mucho aquí, 12 años son más que suficientes". Me contó como a los recién llegados les contaba como eran estas gentes de cerradas y ellos respondían que no lo podían creer si lo único que veían era gente amable, amigable y sonriente. La irlandesa les decía " ¿ Cuanto me dijiste que tenías de haber llegado ? Ahh ! ¿ Un mes ?  No, entonces espera a que pase un año o dos y luego volvemos a hablar."
Ahora 7 años después, pongo en tela de juicio toda esa gente que conocí, sus comentarios y saco mis conclusiones. Me pongo a recordar y analizar muchos de esos comentarios y ahora con la verdadera experiencia vivida y que ya nadie me la puede contar puedo entender e inclusive concordar con alguno de ellos, de otros me dio gusto escucharlos pues me han servido como guía y con algunos otros he llegado a la conclusión de que estaban totalmente erróneos.

Existe la posibilidad que dependiendo del contexto y de la situación en que uno se encuentre en el país de origen pueda influir en como una persona sienta  este país a mediano y largo plazo. Hay gente que le gusta, hay gente que no, y todas esas opiniones y experiencias son válidas, respetables y correctas. Sin embargo, lo que yo siempre he tratado de ver son las experiencias en común tanto de los que si les gusta como de los que no para crearme una idea más real de este país; esto me ayuda para tomar decisiones más certeras. Al final cada quien, independientemente de lo que otros digan, debe de vivir su propia experiencia y sacar sus propias conclusiones.

¿ Cuales son mis conclusiones personales respecto a mi experiencia ? Bueno, lo que sigue es algo personal y es mi manera de sentir, no aplica a todos en general. Esto es como me siento en estos momentos y mis reflexiones en este país. Ya tengo 7 años aquí y siento que ya lo he conocido todo, en general. He logrado varias de mis metas y el hecho de ya ser ciudadano me da un sentimiento de libertad y seguridad que no me hace afianzarme a estas tierras; estoy bien económicamente y profesionalmente pero al final falta algo aquí. No es novedad que conforme iban transcurriendo estos 7 años y al darme cuenta de ciertas realidades y al caerse las fantasías maravillosas, uno pone más en la balanza la permanencia en estas tierras.



Recuerdo en cierta ocasión me salió en un foro un mexicano malinchista ( de esos que se creen más canadienses que un castor con  sombrero de la guardia montada, bañándose en tanga en el rio San Lorenzo comiendo poutine y al mismo tiempo cantando el Oh Canada ! mientras eleva al cielo una foto con la imagen de la reina Victoria ) con un comentario acerca de que yo no era capaz de adaptarme y que de seguro seguía oyendo las canciones rancheras, que seguía hablando español, que sólo me juntaba con mexicanos y que de seguro trabajaba de ilegal como mudanzero o lavaplatos y que en mi cabeza vivía en México todavía. No sé si el hablar los dos idiomas oficiales, haber trabajado en tres empresas en mi área y dos de ellas de renombre nacional e internacional, leído libros y aprender la historia local ( hasta muchas veces saber más que ciertos locales ), conocer la geografía y haber visitado varias provincias,  haber obtenido la ciudadanía, haber intentado de varias maneras insertarse en esta sociedad ( y seguir haciéndolo )  no se pueda considerar como adaptación. Me he logrado adaptar, pero al final está en cada quien poner las cosas en la balanza y decidir si le gusta o no. Cada decisión es respetable.

¿ Me arrepiento, a la fecha, de haberlo hecho ? Para nada, en lo absoluto. Fuera de las conclusiones, las alegrías y decepciones, lo bueno y lo malo, la novedad y la rutina, esta ha sido una experiencia enriquecedora. Sin embargo, siento yo que ya he llegado a un punto de estabilidad, en el que la novedad de la inmigración hace ya mucho tiempo que terminó; y  aún asi me sigo sintiendo "el inmigrante", el que recién llegó ayer. 

Aprovecho este momento  para agradecer a los que se toman el tiempo de leer. Me animé a hacer este blog pues a veces buscaba respuestas a interrogantes a veces subjetivas y no fáciles de responder como ¿ que pasa con esta sociedad ? ¿ por que no se reproducen ? ¿ como se busca trabajo ? ¿ por que se comportan de esa manera ? etc etc etc. Nunca encontré una fuente de información en línea que me satisfaciera pero conforme pasaba el tiempo en este país me di cuenta que las respuestas iban llegando con las experiencias,  las vivencias, la interacción con los locales y también con otros inmigrantes. Me dije a mi mismo  ¿ por que no crear un blog yo mismo ?

¿ Que sigue ? No lo sé, sigo en reflexión y análisis profundo personal. Lo único que sé por el momento es que personalmente hablando necesito un respiro, un descanso, un sabático de este país y de esta aventura canadiense. Por lo pronto, aquí andamos.

6 comentarios:

  1. Excelente artículo, como de costumbre.

    Leo cada una de tus notas, por tu manera irreverente de contar como es todo. A algunos les parecerá crudo tu lenguaje, a mi me parece fenomenal.

    Yo apenas voy para 10 meses en esta provincia, y realmente extrapolo mi pequeña experiencia con tus relatos y siento que tienes toda la razón. No quitaría ni una coma de tus afirmaciones.

    Por lo pronto me queda desearte un feliz aniversario canadiense (si eso existiese). No dejes nunca de escribir...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios amigo, exactamente has comprendido el fondo de lo que hago. Mi objetivo como tal no es tener la razon absoluta ( pues no la tengo ) si no que el inmigrante pueda comparar experiencias y al encontrar situaciones similares pueda tener respuestas a momentos o eventos no tan obvios o faciles de comprendrer.
    De hecho, lo que quiero es que el nuevo inmigrante no me crea de entrada si no todo lo contrario, que me ponga en tela de juicio pero manteniendo la mente abierta. Asi, cuando llegue a tener una experiencia similar la podrá evualuar con la suya propia y al final tendrá un criterio mas certero en este camino de la inmigracion.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Me pareció muy interesante lo que mencionas, esa realidad que vives y como te dio ese punto de vista canada, estoy apunto de inmigrar y como todos tengo sueños, esperanzas de una vida por esas tierras, se de lo que hablas, pero los pocos quebecois que me he relacionado se han abierto para yo confiar en ellos y ellos en mi, espero que esa realidad de la que hablas no me llegue afectar muy de lleno cuando arribe.
    No pares de escribir tu verdad con esa sinceridad que te distinguen de los demas porfavor.
    Saludos desde Acapulco,Gro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo paisano(a) ! Solo checa bien que esos sueños y esperanzas estén basados en realidades concretas, y todo saldrá bien.

      En cuanto a los quebecos que dices que confias... te comparto algo: si son quebecos que han vivido fuera de muppetlandia como inmigrantes, por lo general abren su mente y son un poco más diferentes.

      Desgraciadamente, hay cosas que por más que quisiera no puedo negar. Yo siempre hago un ejercicio de reflexión: cuando hago un artículo lo releo, lo reflexiono, y me digo: " esto no es solo producto de mi estado de ánimo y mi situación netamente personal ? " Y entonces me vienen a la mente recuerdos de casos de inmigrantes y experiencias similares y ahi es cuando corroboro que no.

      He conocido mexicanos les encanta aquí y no se ven regresando a México. Aún si, yo siempre les pregunto: "dentro de tu círculo de amigos, tienes amigos quebecos ? " Por lo general la respuesta es que no.

      Pero al final, lo que realmente importa, para ti, es tu experiencia y tus conclusiones. No te desanimes, es mucho mejor a que tu vivas esa experiencia y no que te la cuenten.
      Y que mejor que logres tus sueños y objetivos, al final todo saldrá bien.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Mmmmm no me gusta dar detalles especéificos de mi persona, pues en estas tierras de muppets donde se indignan hasta por decirles que su poutine no es verdadera gastronomía sino un antojo callejero cualquiera, está cabrón. Imagina si un empleador supiera que hice un blog revelando las verdades incómodas de su sociedad no-tan-perfecta y sus trapitos sucios ? Estaría mucho maaas cabrón.

      Lo único que te puedo decir es que vengo de la ciudad más hermosa de todo México, que no es el D.F.ectuoso ( sin ofender a los defeños ).

      Eliminar